Camino a la obediencia en un nuevo año

Doris Siles / Ex integrante  junta directiva Asocriip /

Hoy estoy recordando los consejos que Dios le da a su pueblo muy amado Israel, pero que también son para usted y para mi.

Dios siempre cuida de su pueblo, de los socios de ASOCRIIP, cuida de nuestra Costa Rica, sus ojos siempre estarán sobre nosotros desde el principio y hasta final del año.

Como Padre y dador de nuestra vida nunca nos dejará y desea glorificarse en nosotros, usando todo lo bueno que hagamos en obediencia a sus mandatos. Dios desea usarnos como vasos muy frágiles, en nuestro hogar, familia, trabajo, amigos, congregación o ministerio.

Es un deseo del Padre que como hijos atendamos en obediencia a sus ordenanzas, que no son gravosas ni difíciles de seguir, ni tan lejos que no se puedan alcanzar, no están en el cielo, no están del otro lado del mar. En Deuteronomio 30:14, Él nos dice: “muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas”.

Dios es de propósitos y planes, todo lo trazó de forma perfecta, completa para que fuese cumplido en su debido tiempo. Fue claro y preciso con todas las ordenanzas para su pueblo Israel y puso un punto clave: obediencia.

Iban a obtener una tierra prometida, donde fluía leche y miel. Las promesas hechas a los patriarcas, hasta el cumplimiento del tiempo en que vendría el Redentor, el Salvador Jesús: El que sería el ejemplo de la obediencia al Padre.

Este año que empezaste, si dices no tengo fuerzas, no encuentro sentido a lo que hago, no veo la salida, el mundo va de mal en peor, esto se acaba ya… haz un alto en tu camino, en tu trabajo, en tu vida: Jesús te dice en Mateo 11:28 30: “…venid, llevad, aprended, sed manso, humilde”, el yugo con Jesús es fácil y ligera su carga.

Emprender un camino de obediencia a su Palabra, siguiendo los pasos del gran Maestro, te dará éxitos de forma integral en tu vida y ministerio.

Dios te da el privilegio de poseer una tierra donde al igual que la tierra prometida para Israel, fluirá leche y miel. La tierra donde estás, dará su fruto a su tiempo, sigue adelante no desmayes.

Tu vida personal florecerá, tu tierra familiar y laboral florecerá porque hay uno que la conquistó, todo lo conquistó por la eternidad a través de la obediencia.

Solo a Él servirás, solo a ÉL adorarás, solo a Él te inclinarás, vale el esfuerzo entregar tu vida entera a Jesús sin dejar espacios vacíos y si aun no te has decidido hazlo hoy mismo, no tardes más porque el tiempo es hoy.

El pasado quedó atrás, un nuevo año para emprender para llegar a un fin de año triunfante porque Dios está contigo.