Dra. Marcela Goyenaga: “Para estudiar medicina hay que tener vocación”

La doctora Marcela Goyenaga Calvo se jubiló el año anterior, culminando así aproximadamente 35 años de laborar para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Siendo muy pequeña, admiraba a sus tíos que habían estudiado medicina y desde entonces comenzó a considerar la posibilidad de dedicar su vida a esta profesión.

Al final de su carrera, tiene claro que antes de ingresar a la academia, toda persona que quiera ser médico, debe saber con certeza si tiene vocación, porque la medicina  exige mucho y sobre todo una entrega constante  a mejorar la vida de los semejantes.

“Hay que tener respuestas a las preguntas de la gente, escuchar al paciente y asegurarse de que se vaya satisfecho, porque en temas de salud las personas se angustian mucho y hay que procurar darle alivio y esperanza a cada uno”, comentó doña Marcela a Noti-Asocriip.

Retrocediendo un poco en la historia, recuerda la emoción que sintió cuando se dio cuenta que obtuvo beca nueve, para ingresar a la Facultad de Medicina de la Universidad de Costa Rica.

Sin saberlo, esta sería la primera etapa de una larga trayectoria que  la llevaría a realizar el servicio social en Santa María de Dota, para luego comenzar en su primer trabajo como interina en la Clínica de Heredia y tiempo después en la de San Joaquín de Flores.

Más adelante en Naranjo y la clínica Carlos Durán, hasta lograr plaza fija en la clínica Dr. Francisco Bolaños de Heredia, (hoy Área de Salud Heredia-Cubujuquí), que era el lugar ideal, porque es la provincia donde vive.

En ese centro de salud, serviría como coordinadora de Asocriip, por varios años.

Vida espiritual

Fue en el año 2005, que su hijo Alberto José comenzó a asistir a una célula de estudio bíblico, invitado por un compañero de colegio. El plan era llevarlo a conocer a Jesús.

Tiempo después, Alberto José quien ya había abrazado el cristianismo, intentó presentar el evangelio a la familia, pero hubo mucha resistencia.

Más adelante, doña Marcela lo acompañó a una célula y aceptó a Jesucristo en su corazón.

Al pasar el tiempo, reconoció que Dios no era el primer lugar en su vida y que debía hacer cambios profundos.

Esa plataforma de tener a Cristo, le dio mucha fortaleza espiritual para sobrellevar las crisis en diferentes áreas de la vida y serios problemas en el campo de la salud, como fue un cáncer en su hija y otro en su yerno, entre otras situaciones similares.

“Todas esas pruebas han servido para fortalecerme y tener más fe en ese Dios lleno de bondad y misericordia que nunca nos ha dejado como familia”, comentó la doctora Goyenaga.

Área familiar

Doña Marcela, está casada con Gonzalo Carrillo Delgado (con quien aparece en la fotografía) y son padres de Alberto José y Ana María.

Además, tienen el privilegio de tener a Victoria Lucía, la nietecita que es la ilusión de la familia en estos momentos.

De izquierda a derecha en primer plano: Alberto José, don Gonzalo y doña Marcela, junto a los esposos Ana María y Daniel Alvarado, con la pequeña Victoria Lucía.

Sobre Asocriip

Para nuestra entrevistada, fue un honor haber colaborado con un ministerio como Asocriip durante muchos años y también una bendición al poner un granito de arena en lo económico para su sostenimiento.

“Ya nosotros teníamos un grupo de oración en la Clínica, pero después alguien nos habló de Asocriip y decidimos asociarnos, no solo para apoyar, sino también para recibir formación espiritual de como presentar el evangelio a los pacientes. Posteriormente Asocriip nos daría todo el respaldo en cada actividad que hiciéramos. Es realmente un ministerio de mucha bendición para los afiliados, pero con una gran responsabilidad al llevar el mensaje a los pacientes y empleados de la CCSS”, dijo la doctora Goyenaga.