FAEC organizó conversatorio sobre pros y contras de vacuna covid

Con el nombre de ¿Es la vacuna la solución contra la Covid-19?”, el miércoles pasado en las instalaciones de la iglesia Nazareth ubicada en San Francisco de Dos Ríos, la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC) y Sinergia Liderazgo y Desarrollo, realizaron un conversatorio en procura de dilucidar los pros y contras de un tema que tiene dividida a la comunidad mundial y Costa Rica no es la excepción.

Cabe destacar que según datos sobre vacunación de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), al día 22 de enero se registraba un total de 77.4 % de la población que ha recibido la primera dosis, el 70.3 % con la segunda y el 10 % con la tercera.

A la misma fecha se indica que se han puesto 18.569 inyecciones en niños de 5 a 11 años, según la misma fuente.

No se sabe exactamente el porcentaje de costarricenses que no quiere vacunarse, por cuanto esta página no suministra esa información.

El conversatorio

Bajo la moderación de Ronald Díaz, director del colegio pastoral de la FAEC, la actividad dio inicio con unas palabras de bienvenida de Mauricio Valverde, director ejecutivo de esta institución, así como de doña Yolanda Meléndez, vicepresidenta de Sinergia.

Acto seguido se procedió a presentar a los invitados al panel.

El doctor Alejandro Villalobos Castro, médico cirujano, ginecólogo y obstetra. Especialista en infertilidad y medicina reproductiva humana.

Participó además, el doctor Aristides Marín Vivas, farmacéutico, jefe de farmacia del Área de Salud Pacífico Central.

El doctor Jorge Navarro Castro, laboratorista químico, empresario y desarrollador de negocios farmacéuticos en Centro América, quien a la vez es asesor científico para América Central.

El Lic. Arcelio Hernández Mussio, abogado y notario público, docente universitario y asesor legislativo.

La vacuna es la solución a la pandemia

Dentro de la dinámica establecida previamente por los organizadores, se le dio cinco minutos a cada panelista, para comenzar con la actividad.

El doctor Alejandro Villalobos, (a favor de la vacuna), inició su alocución diciendo que ante la pregunta si la vacuna es la solución para erradicar el virus, él afirmaría que no, pero si la consulta fuese si es la respuesta para la pandemia, su contestación es afirmativa.

“Debemos comenzar aclarando que una epidemia es aquella infección que se propaga en cierta área geográfica determinada y una pandemia es cuando esa infección se sale de esa zona y abarca por lo menos dos continentes, donde se establece una transmisión comunitaria, perdiéndose el rastro de la huella epidemiológica”, aclaró el galeno.

Advirtió, que cuando un nuevo germen aparece, puede ser una mutación de otro y si nadie en el mundo tiene defensas, la propagación del mismo se efectúa a alta velocidad, por lo que las formas de protegerse son: las mascarillas, distanciamiento, lavado de manos y las vacunas.

“Se requiere que la gran mayoría de la población mundial adquiera defensas y esto se logra de dos maneras, una es exponiendo el cuerpo al germen, sufriendo la enfermedad para que el cuerpo produzca inmunidad natural y anticuerpos, (pero esto es de alto riesgo porque cobra muchas vidas cuando es una enfermedad muy agresiva) y la otra manera es la vacunación”, aseveró el doctor Villalobos.

Dr. Alejandro Villalobos, a favor de la vacunación.

Una vacuna en solo 12 meses

Para el farmacéutico Aristides Marín (en contra de la vacunación)la definición romántica del medicamento es que es una sustancia química neutra, sintética, que sirve para curar o aliviar una enfermedad, pero en toxicología el concepto es veneno útil.

“Eso quiere decir que no hay medicamento cien por ciento seguro, por eso debe ser bien estudiado para que resulte con un alto grado de certeza, de manera que garantice que va a servir para los fines creados y los efectos secundarios no sean peores”, advirtió Marín Vivas.

Y dijo, “al ser veneno útil, quiere decir que un medicamento bien usado nos puede curar y mal usado nos puede matar, así por ejemplo, el agua nos puede llevar a la muerte y el arsénico nos puede curar si se usa bien. Es un arte y una ciencia que se deben usar bien, porque se trata de seres humanos, los cuales estamos hechos a imagen de Dios”.

Según Marín, la norma internacional de buenas prácticas clínicas para el desarrollo de medicamentos, afirma que estos se deben desarrollar en dos fases.

La primera es la preclínica que se desarrolla en animales y la otra es la clínica que se subdivide en cuatro etapas, que son lineales y consecutivas, donde no se debe seguir con una, si no se ha terminado con la anterior.

Explicó, que cada uno de estos segmentos deben durar de dos a tres años para salir al mercado, de manera que dé seguridad y garantice eficacia.

Resumiendo, manifestó que todo el proceso de un inóculo como este del covid, tenía que durar entre ocho a 10 años y salió al mercado en tan solo 12 meses, lo cual presenta demasiadas dudas en su efectividad.

Indicó que el tema de la seguridad es clave, mencionando que ya está en estudio los efectos secundarios en más de 300 deportistas a nivel mundial, que han fallecido por problemas cardíacos, después de haberse vacunado.

El farmacéutico Aristides Marín, en contra de la vacunación.

Sobre el consentimiento informado

Jorge Navarro, representante del grupo Bicentenario, organización pro vacunas y pro derechos humanos, señaló que una de las banderas que ellos defienden es la dignidad humana.

Agregó que una persona puede ponerse la primera, la segunda y hasta la cuarta vacuna, pero con un consentimiento informado, que es lo que inclina la balanza de los derechos humanos.

“El consentimiento informado es el documento que indica quien tiene la responsabilidad por una reacción adversa, debe decir cuántas dosis me van a poner y no que me las vayan variando en el juego, pero además debe señalar los tiempos de dosificación”, sostuvo Navarro.

Acotó, que una persona si desea se pone la inoculación, pero si no quiere no lo debe hacer. Lo que no se vale es que el gobierno ejerza una presión coercitiva para el trabajador público o privado, algo que se ha extendido a los padres de familia que ahora tienen temor de mandar a sus hijos a la escuela, convirtiéndolos en ciudadanos de segunda clase.

“Yo quiero decirles por qué no nos han querido dar el consentimiento informado a pesar que se solicitó desde abril del año pasado. Les facilito este dato del contrato de Pfizer-Colombia, el cual tiene el mismo formato del convenio con Costa Rica, según lo confirmó el viceministro de salud Pedro González. Donde leemos:  ‘El comprador reconoce además que los afectos a largo plazo y la eficacia de la Vacuna podría tener efectos adversos actualmente desconocidos…’ y en el contrato con Astrazeneca se lee lo siguiente ‘el comprador indemnizará y sacará en paz y a salvo a Astrazeneca, sus filiales, subcontratistas, licenciantes y sublicenciatarios y funcionarios, consejeros, empleados y otros agentes y representantes (en lo sucesivo conjuntamente las “Personas Indemnizadas”)….Y otra parte dice: …por fallecimiento,  daño físico, mental o emocional, enfermedad, incapacidad, o condición, temor de los anteriores, daños o perjuicios a terceros en sus bienes y la interrupción de negocios de la parte dañada o una Persona Relacionada con dicha persona dañada (en conjunto en lo sucesivo Las Pérdidas ) relacionadas con o que surjan del uso o de la administración de la vacuna…’, esta es la razón por lo cual no quieren dar el consentimiento informado, que es un derecho humano para cuidar la dignidad humana, porque los contratos dicen que el gobierno va a defender a las farmacéuticas aunque nos enfermemos”, recalcó el doctor Jorge Navarro.

El Dr. Jorge Navarro, del grupo Bicentenario, defiende la dignidad humana.

Pobre argumento de la Sala Constitucional

Para el Lic. Arcelio Hernández (en contra de la vacunación obligatoria de los niños), quien presentó una acción de inconstitucionalidad sobre el tema del consentimiento informado a la Sala Constitucional, la respuesta de esta instancia es pobre, simplista y absurda.

Recordó que dentro de los argumentos presentados en el recurso, se menciona la respuesta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de una señora de Bolivia, donde se determinaron aspectos vinculantes con lo que está pasando en Costa Rica con el tema del consentimiento informado, pero la Sala Constitucional de Costa Rica lo rechazó alegando que el caso de Bolivia no era de pandemia, entonces no aplica porque en Costa Rica estamos en pandemia.

“Esto choca de frente con lo que ha dicho la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que afirma que toda persona que va a recibir una vacuna covid-19 debe contar con el consentimiento informado, previo, libre y pleno. O sea, esta Comisión está consciente de que estamos en medio de una pandemia y la Sala Constitucional de Costa Rica afirma que la Comisión habla del consentimiento informado pero no dentro de la pandemia, esto es ridículo, es un argumento muy pobre, porque la dignidad humana nunca cede ante ningún otro derecho, ni siquiera ante la misma vida”, expuso este profesional en derecho.

Don Arcelio declaró que llevará el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, demandando al Estado costarricense por negarse a reconocer la dignidad humana, ya que en Costa Rica después de la Sala Constitucional, no hay ninguna instancia superior, lo cual agota las vías locales.

El Lic. Arcelio Hernández, ha defendido a ultranza la no vacunación de los niños.

Lo más relevante 

Debido a que el conversatorio fue de varias horas, donde en algún momento los panelistas se hacían preguntas entre ellos y había réplicas, así como preguntas del público, procedemos a continuación a realizar un resumen de lo más relevante expuesto por los participantes.

El doctor Alejandro Villalobos explicó que la razón por la que estas vacunas salieron tan rápido al mercado, fue por el aporte de 18.000 millones de dólares del gobierno de los Estados Unidos a la compañía Pfizer y los 3.790 millones que subsidió a Astrazeneca, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), por sus siglas en inglés. Esto por la falta de recursos económicos de las farmacéuticas para proyectos tan costosos.

Acotó, que sí hubo pruebas humanas previas, por ejemplo en el caso de Pfizer, se le puso el líquido a 42.000 personas, la mitad de ellas recibieron la inoculación y la otra parte placebo, donde ninguno de los participantes sabía lo que les estaban poniendo, ni siquiera los que inyectaban.

Para este profesional médico, si bien es cierto que los efectos adversos de esta inoculación contra la covid se desconocen y están en seguimiento, también es real que el mismo ya fue autorizado desde agosto del año anterior por la Administración de Medicamentos y Alimentos ​​ ​de los Estados Unidos, (FDA) -por sus siglas en inglés- como vacuna oficial, superando la etapa de experimento.

“Si nosotros vemos el comportamiento clínico de las personas vacunadas, versus las no vacunadas, en cuanto a severidad, mortalidad, hospitalización y uso de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), observaremos que solo el 10 % requieren de cuidados intensivos. La vacuna ha demostrado eficacia en un 91 %, lo cual nos dice que esas personas probablemente no enfermen y si lo hacen no ocuparán UCI. Los efectos adversos alrededor del mundo no sobrepasan el 0,2 %. La consecuencia más fuerte fue con la trombosis en las vacunas de Astrazeneca, que registran un 0,006 % de 34 millones de dosis en Europa, lo cual podemos comparar con los riesgos de trombosis por Covid-19, que en los casos graves es del 25 % y leves del 5%”, enfatizó don Alejandro.

Agregó que no está tan seguro si la cifra de 5. 5 millones de muertos en el mundo no hubiera sido más, si no fuera por la vacuna.

Aludió el caso de la viruela que es el único virus que fue erradicado de la faz de la tierra y ese logro fue porque la OMS comenzó a vacunar a la gente en forma rápida, aun a aquellos con los cuales la persona contagiada había tenido algún contacto.

Añadió que las variantes han salido de los países con porcentajes de vacunación muy bajas, como el caso de África del Sur (Ómicron), Brasil (Delta), India (Gama).

Mencionó que la razón por la cual la gente vacunada sigue contagiándose, es porque esta inoculación que fue diseñada para la Alfa, no cubre a la variante Ómicron.

Esto explica porqué a pesar de que el 70% del país está inmunizado, ahora se requiere de una tercera dosis porque el virus ya mutó.

“ ¿Cuál es la mejor defensa? por supuesto que la inmunización natural y lo ideal sería que Ómicron que es más contagiosa, pero menos agresiva, se expanda a toda la población del mundo, de esa manera quizá quedaríamos inmunizados en forma natural y sea el fin de la pandemia. Pero eso no lo sabemos, podría salir otra mutación del virus, es una verdadera lotería. Por eso mientras tanto, es mejor vacunarnos. Esta vacuna no es para que no nos contagiemos del virus, es por si nos sucede, que no tengamos que ir a un hospital”, citó este ginecólogo.

Formuló, que ninguna vacuna sale con un esquema definido, aun aquellas que consumen todos los años requeridos de investigación. Por lo tanto, esta vacuna covid, aunque no tenga el esquema completo de dosis, no por eso se invalida su eficacia.

Respecto al tema de las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), advirtió que todo este tipo de herramientas tiene especificidad y sensibilidad.

“Sensibilidad es la capacidad que tiene una herramienta de detectar individuos enfermos y especificidad es la capacidad de detectar individuos sanos, es decir, la especificidad es que si sale negativa, realmente la persona no está enferma y sensibilidad es cuando la prueba sale positiva y realmente la persona está contagiada”, expresó.

Insistió en que ninguna prueba alrededor del mundo tiene 100 por ciento de especificidad y de sensibilidad.

La PCR ciertamente no tiene una sensibilidad alta, pero si tiene una especificidad muy alta, ¿qué significa eso? que si sale negativa efectivamente no tiene el virus.

Ronald Díaz, de la Alianza Evangélica moderando el conversatorio.

Aristides Marín negó que las farmacéuticas no tuvieran recursos económicos, “todo lo contrario, tienen mucho dinero”, replicó.

Manifestó su preocupación por los efectos secundarios de estas vacunas, recordando el caso del Talidomida, un fármaco usado de 1957 a 1963 como calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo, causando miles de casos de malformaciones congénitas y focomelia, que es la malformación por ausencia de huesos y músculos en las extremidades. Esto se llegó a saber cinco años después del uso del medicamento.

“Estas vacunas contra el covid están en fase experimental, la parte tres concluye el 2 de mayo del 2023, de lo cual se desprende que están experimentando con nosotros y lo más preocupante es que lo estén haciendo con nuestros hijos, solo por satisfacer el negocio de las casas farmacéuticas”, comentó.

Observó, que la OMS había establecido que morirían 240 millones de personas y llevamos 5.5 millones, de lo cual se interpreta que este virus no es tan mortal como nos lo han presentado, afirmando que el ébola si es realmente fulminante.

“Si es tan mortal ¿por qué no permiten que se usen otros medicamentos alternativos? ¿si realmente está eliminando a tanta gente entonces que se use lo que sea, el asunto es salvar vidas? pero parece que desde la pandemia para acá solo hay una enfermedad, el covid y una solución, la vacuna. Nos encerraron, nos taparon la boca, nos quitaron respirar aire puro, el sol, hasta el hacer ejercicio porque no podíamos salir y para colmo prohibieron hacer autopsias. ¿Cómo vamos a conocer al enemigo si no hacemos autopsias ?, si no hubiera sido por los italianos que mandaron a volar las instrucciones de la OMS y decidieron hacer autopsias, no nos hubiéramos dado cuenta que el covid no es una enfermedad respiratoria, si no inflamatoria, que al final de cuentas lo que afecta es a los pulmones. O sea todo fue muy mal manejado desde el punto de vista epidemiológico”, dijo el doctor Marín.

Arguyó, que si las vacunas estuvieran funcionando, no sería necesario usar mascarillas.

Expresó, que parte de la obligatoriedad de la vacunación está relacionada con un compromiso económico de los gobiernos con las farmacéuticas, pero a un alto riesgo en el tema de la salud.

“Yo mismo estoy sometido a una investigación, estando a punto de perder mi trabajo, al tiempo que mis hijos de 19 y 24 años quizá no puedan seguir estudiando, pero yo no los voy a arriesgar a una miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) o pericarditis (hinchazón del tejido delgado en forma de saco que rodea el corazón), no importa que me digan que son 54 casos por millón ¿y si le toca a uno esa lotería? se arrepentirá para toda la vida. Y que no nos digan que es una miocarditis leve, no existe nada leve, es vivir tomando medicamentos para toda la vida”, comentó este profesional en química.

Respecto a alguna duda de las preguntas que llegaron de los asistentes, sobre la seguridad de las PCR, el doctor Marín Vivas, acotó que para poder detectar científicamente el virus del covid se requieren 300.000 ácidos nucleicos, pero la PCR solo puede detectar 30.000.

De lo anterior se infiere que lo que realmente la prueba dice, es que la persona estuvo en contacto con alguno de los cuatro coronavirus, por lo tanto no es una herramienta exacta y puede dar falsos positivos.

Por su parte Jorge Navarro, recordó que de las 15 vacunas que se inoculan en Costa Rica, excluyendo la del covid, todas tienen estudios de un mínimo de 5 años.

Divulgó que según la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) esto es una vacuna política, de lo que se desprende que no tiene la calidad adecuada y la estabilidad, por lo tanto, como vence hasta el 2023 y está en fase experimental, no se conocen las reacciones adversas.

“En estos días la CCSS dijo que el 24 % de los enfermos por covid son no vacunados, pero si a 100 le quitamos 24, entonces el resto del 76 % que está en los hospitales están vacunados. Esta institución afirma, que el 58% de los que están en UCI están vacunados, ¿entonces para qué sirve esta vacuna?”, recalcó Navarro.

Arguyó que otro dato importante es, que el certificado de análisis de la dosis pediátrica que acaba de ingresar a Costa Rica recalca que es de autorización de emergencia y que no cuenta con registro sanitario de acuerdo a lo afirmado por el mismo Comité de Farmacovigilancia del Ministerio de Salud a Bicentenario, el 24 de noviembre.

“Pero hace poco salió una noticia que afirma que las autoridades de salud no permitirán que se venda hielo si no cuenta con el registro sanitario, entonces uno se pregunta: ¿por qué permiten que una dosis pediátrica de vacunación (de la cual yo tengo copia), ingrese sin permiso sanitario y al hielo no le dan permiso? ¿Por qué el fabricante de la vacuna dice que no se sabe si esta inoculación producirá miocarditis o pericarditis, sino hasta dentro de 5 años y aun así las están poniendo en los niños? ¿Por qué en las otras 14 vacunas que se ponen en el país para otras enfermedades, yo no me enfermo, ni contagio a otro y tampoco tengo que seguirme cuidando? Todo esto cuando uno lo pone en balanza, se da cuenta que algo no calza”, manifestó este laboratorista químico.

Aseguró además que en la realidad esta vacuna no ha servido, por eso el gobierno de Israel le reclamó a la FDA y al fabricante, porque no estaba funcionando en su país pese a tener una vacunación casi completa de la población.

“Pero ¿qué dijo el fabricante? ningún carnicero dice que su carne es mala, respondieron que la culpa es de las variantes, que están bravísimas”, sostuvo don Jorge.

Agregó, que las consecuencias en niños, según el Comité Biológico de los Estados Unidos, podrían darse en 5 años, pero si alguien se le muere su hijo o su sobrino súbitamente por algún esfuerzo en tres años por ejemplo, ya será demasiado tarde y no se puede responsabilizar a nadie.

Respecto a las PCR, hay que recordar que desde finales del 2021, la OMS dijo que esta prueba provocaba errores.

La realidad es que de un 100 % hay entre 15 al 30 % de falso positivo, por lo cual la pregunta que florece es ¿por qué los medios no hablan de eso?

“Y hablando de medios, ¿por qué en Costa Rica no se dice que el 12 de agosto del año pasado la OMS afirmó que la obligatoriedad de la vacuna contra el covid está en contra de los derechos humanos? Están usando una pseudo ciencia para manipular la sociedad, al igual con el tema del carnet de vacunación.

Según Arcelio Hernández, uno de los problemas que más ha dañado a la opinión pública es que las autoridades no dan información completa y precisa.

Comentó el hecho de que el Comité Asesor de la FDA tres días antes que se divulgara que la muestra para vacunación que se usaría en niños era de 3.100, advirtió que este porcentaje era muy pequeño para determinar riesgos de miorcaditis y pericarditis.

“Este estudio para niños igual debió llevarse mínimo 5 años para poder determinar secuelas. Lo lamentable es que en Costa Rica se hizo obligatorio desde el 4 de noviembre, sin contar siquiera con los documentos de Pfizer, sin la aprobación de la autoridad reguladora costarricense. Eso es lo que nos tiene a más de 5.500 padres de familia peleando esto en las instancias legales, pero los medios de comunicación no dicen nada, guardan silencio de todo esto, es realmente una vergüenza. Hasta la BBC publicó que Costa Rica es el primer país del mundo en vacunar a niños de 5 a 11 años en forma obligatoria”, aseveró este abogado.

Expuso que tal ha sido el proceso de experimentación en que estamos, que al principio cuando nos animaban a vacunarnos, por ejemplo, en Europa comenzaron a quitarse la mascarilla, porque el mensaje era que ya estaban protegidos, pero en la práctica se dieron cuenta que no funcionaba el inóculo.

Luego se fueron improvisando las dosis, sin saber en total cuántas le van a poner a la gente.

“Entonces quizá Israel tenga razón, por cuanto lleva el 90 % de la población vacunada y van por la cuarta dosis y nada funciona. No hubo inmunidad de rebaño. Entonces están considerando la posibilidad de dejar que Ómicron se expanda por todo el país para crear inmunidad natural. Pareciera que realmente la vacuna no funciona.

Con base en alguna de las preguntas, sobre vacunación en empleados públicos y que piden este requisito en el área educativa, dijo que hay que esperar que se presenten los casos concretos para poder tomar acciones legales, por cuanto algunas instituciones se han tomado prerrogativas que no les corresponden.

Dijo que en los Estados Unidos la Corte Suprema ha detenido los mandatos de Biden para obligar a la gente a vacunarse en las empresas y que en el caso de Costa Rica no pueden obligar a un padre de familia a estar vacunado para ingresar a una escuela, porque la Comisión de Vacunación no ha emitido ninguna directriz en ese sentido.

Recordó que la administración pública puede hacer lo que la ley le permite y no lo que no se les faculta, por lo tanto, se están pisoteando los derechos de los padres. Un padre no es un empleado público, el decreto del gobierno en ese sentido es para empleados estatales.

Don Arcelio se refirió también a la censura de los medios de comunicación no solo de Costa Rica sino de todos los países, pero también de las redes sociales, donde llegó un momento en que había que poner la palabra vacuna en forma extraña para que no censuraran lo que se escribía. Todo esto aunado al temor al debate, al cual los medios de comunicación le han huido. De ahí la importancia de los medios alternativos, comentó.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *