Ivette Peraza: “Oramos en forma virtual pero Dios sigue respondiendo”

Ivette Peraza Álvarez, quien es asistente administrativa de farmacia en el hospital Enrique Baltodano Briceño de Liberia, expresó a Noti-Asocriip que en estos tiempos de pandemia en que se han detenido las reuniones presenciales, no queda otra que mantenerse en oración en forma virtual, con tal de no descuidar la relación con Dios y la comunión entre el grupo.

Nuestra entrevistada manifestó, que anteriormente se reunían los martes a las cuatro de la tarde en las aulas de docencia de enfermería, donde oraban unos por otros, por los médicos del hospital, el personal administrativo, la dirección general,  los pacientes, la junta local y la junta de Asocriip a nivel nacional.

“Ahora lo hacemos en forma virtual pero Dios sigue respondiendo de la misma forma, nosotras nos apoyamos entre sí, porque  la pandemia no puede detener la obra de Dios”, indicó Ivette.

Ella ha sido una gran ayuda en las actividades que ha realizado Deiby Montoya, coordinadora de Asocriip en el hospital de Liberia.

Para doña Ivette, ha sido un privilegio colaborar con toda iniciativa que ayude los compañeros  a acercarse al Señor y a los pacientes a tener esperanza y fe.

“Realizamos varios esfuerzos antes de la pandemia y en todo hemos visto la mano de Dios. Aquí en estos proyectos no tomamos en cuenta el asunto religioso, sino la ayuda al prójimo. En mi caso yo soy católica, pero colaboro con Deiby en todo lo que ella emprenda y Dios nos ha respaldado en forma extraordinaria”, comentó.

En el área familiar, Ivette Peraza está casada con Carlos Alvarado Alvarado y son padres de Carlos y Katherine.

Con Carlos Alvarado, su esposo y su hijo del mismo nombre. Falta en la foto Katherine, la otra hija.

Deiby Montoya ” Estoy muy agradecida con Ivette”

Para Deiby Montoya, coordinadora de Asocriip en el hospital Enrique Baltodano Briceño, el apoyo de doña Ivette ha sido clave en los logros que ha tenido el grupo, antes y despúes de la pandemia, por cuanto  ella está pendiente de cada actividad.

“A veces estamos muy saturadas de trabajo y se nos olvida el compromiso de conectarnos un ratito para orar y doña Ivette me lo recuerda. Y cuando vemos que Dios responde a nuestro ruego haciendo milagros, nos animamos más, tomando conciencia de seguir con este esfuerzo de clamor al Cielo, porque Dios es real y no ve la religión, ni el tiempo de la oración, sino el estado de nuestro corazón”, dijo a Noti-Asocriip, Deiby Montoya.

La coordinadora de este centro hospitalario resaltó también, el respaldo de otras compañeras como  Norma de Tinoco, Margarita Ordoñez y Mayra Gutiérrez, entre otras,  que han sido incondicionales.

“Sin este equipo de trabajo tan valioso que Dios nos ha dado, yo no hubiera logrado responder con éxito a esta responsablidad de ser coordinadora, así que mi agradecimiento para todas ellas”, indicó Deiby Montoya.