La salud mental en medio de la pandemia por Covid-19

Dra. Ana Schapiro Sánchez / Médico Psiquiatra – Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia /

En diciembre 2019, comenzamos a escuchar de un extraño suceso en China que causaba gripes y muertes, sin embargo, lo veíamos lejano.

Varios meses después estamos en una crisis sanitaria por covid-19, que, entre otras consecuencias, genera malestar psicosocial en la población, provocando en forma concomitantemente una pandemia emocional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) envío una alarma anotando que dicha pandemia ha causado una crisis de salud mental en nuestra región en una escala que nunca se había vivido.

Lo impredecible de la conducta del virus complica nuestra respuesta adaptativa, ya que nos deja en una incertidumbre, donde lo único certero es el cambio.

Varios determinantes se unieron para que se de este impacto emocional: la cuarentena, el confinamiento, el aislamiento social, el cierre de las escuelas, parques, comercios, iglesias, gimnasios, etc., conllevó a disminuir el apoyo social que muchas familias recibían de la comunidad en general, y a resaltar la desigualdad además del bombardeo mediático con contagios, muertes y crisis económica, social y sanitaria.

A este punto empezamos a notar cambios en nuestras emociones; nuestros pensamientos no se detenían y nuestra conducta se vio alterada, algunos de modo obsesivo acataban las indicaciones mientras que otros lo analizaban desde una perspectiva suspicaz o relajada. La ira, frustración, impotencia, duelos, reactivaciones de traumas, sensación de abandono y negación de la realidad eran los constantes diarios.

Las cifras del impacto de la pandemia en salud mental aún se están dilucidando, ya contamos con estadísticas de Europa y China, mostrando aumentos en depresión, suicidios, ansiedad, consumo de alimentos, mayor ingesta de alcohol, aumento de apuestas ilegales, siendo estas últimas actividades y conductas reforzadas por el sistema límbico y la liberación de dopamina que llevan a sensación de placer y recompensa en medio de la situación de emergencia que vivimos

Las manifestaciones de esta pandemia emocional van a variar en cada individuo, y pueden llegar a ser incluso incapacitantes, en especial en aquellas personas con mayor vulnerabilidad psíquica. Podemos clasificarlas en las tres mayores: ansiedad, depresión y estrés.  Juntos es posible.