La Voz de los Mártires: una esperanza a la «iglesia perseguida»

La Voz de los Mártires es una organización interdenominacional sin fines de lucro, fundada en 1967 por Richard y Sabina Wurmbrand.

Richard fue un pastor luterano de Rumania de origen judío, que en 1948 fue arrestado junto con su esposa.

Luego de 14 años prisionero, se destacó a nivel mundial como uno de los principales detractores del comunismo.

Junto con su familia, emigró a los Estados Unidos en noviembre de 1966.

Una vez allí, el pastor Wurmbrand comenzó el ministerio «Misiones Cristianas para el Mundo Comunista», hoy conocido bajo el nombre «La Voz de los Mártires».

Esta organización llegó a ser muy reconocida en el mundo, presentándose con el objetivo de ayudar a los cristianos perseguidos en los países comunistas -y ahora también por los regímenes islámicos- en procura de evangelizar a los izquierdistas  enemigos de Jesucristo y darles el mensaje del evangelio.

El pastor Richard Wurmbrand murió en el 2001, un año después de la partida de su esposa Sabina Oster.

Después de la caída de la Unión Soviética y la apertura de los países del bloque de Varsovia de Europa Oriental, la misión intensificó su trabajo en las naciones árabes y en todos aquellos lugares en los que consideraban que existía hostigamiento y opresión a los cristianos por causa de su fe.

El mensaje de Wurmbrand siempre fue, “odiemos los sistemas del diablo, pero amemos a los perseguidores y tratemos de ganarlos para Cristo.

Su tema principal era el sufrimiento de la iglesia perseguida y  hacía un llamado a los cristianos de occidente para que ayudaran a estos hermanos.

Wurmbrand ha sido llamado por algunos líderes cristianos, «un mártir viviente» y “el Pablo de la cortina de hierro”.

Desde sus inicios, La Voz de los Mártires se ha dedicado a crear una toma de conciencia en todos los países del mundo sobre la realidad que vive la iglesia perseguida en estas naciones, donde solo se pueden reunir en forma oculta y con un alto riesgo de morir si son descubiertos.

Propósitos de esta organización
  • Proveer Biblias, literatura cristiana y programas de radio en su propio idioma a los cristianos perseguidos en países comunistas, musulmanes y otras zonas donde el evangelio es prohibido.
  • Ayudar a las familias de los mártires en esos lugares.
  • Comprometerse a desarrollar proyectos de ánimo  a los creyentes para reconstruir sus vidas y testificar en los países que han sufrido persecución.
  • Ganar para Cristo a los que están en contra del evangelio.
  • Informar al mundo sobre las atrocidades cometidas en perjuicio de los cristianos.

En Costa Rica esta organización está representada por los hermanos Arnoldo y Mayela Roldán, con los cuales  Asocriip mantienen una constante relación y se está considerando ayudar a algunos misioneros del otro lado del mundo.

En próximas ediciones ampliaremos la visión y el trabajo  de La Voz de los Mártires.