Marlene López: “La pandemia ha afectado la salud mental de nuestra población”

Marlene López Mejía quien está afiliada a Asocriip desde aproximadamente 15 años, es especialista en salud mental y psiquiatría.

Ella labora en la Clínica Clorito Picado, entidad que le corresponde atender a las comunidades aledañas a Tibás, Uruca y Merced.

Para esta profesional, es muy duro reconocer que la pandemia ha golpeado fuertemente la salud mental de una gran cantidad de familias costarricenses al igual que en todo el mundo.

Lo anterior lo vive cada día en su responsabilidad de atención a pacientes de las comunidades cercanas a la Clorito Picado, pero también por pláticas con otros colegas que han experimentado este crecimiento en los conflictos emocionales, ocasionados por el Covid-19, que ha traído desempleo,  desesperanza, temor al contagio y en otros casos depresión post Covid.

Es precisamente por su formación y experiencia en el tema de salud mental, que ha sido llamada a colaborar en proyectos de investigación sobre adolescentes en riesgos de suicidio, así como en un programa de pacientes con enfermedades crónicas, que desde pequeños fueron atendidos en el hospital Nacional de Niños y  por ser ya adolescentes los transfieren a otras instituciones de salud.

Celebrando con un grupo de compañeros, el «Día Mundial del lavado de manos».

Parte de sus funciones en la Clínica Clorito Picado tienen que ver con la atención de pacientes, apoyo a la comisión epidemiológica, docencia clínica y ser parte de la comisión local de prevención y control de las enfermedades asociadas a la atención de salud.

Además, le corresponde colaborar en la Clínica Aire (Atención Integral Respiratoria Especializada)  local, que son entes interdiciplinarios ubicadas en todos los centros hospitalarios, cuyos objetivos son atender a todos los que utilicen dispositivos de inhaloterapia, aerosolterapia, espaciadores y otros.

Anterior a laborar en la Clorito Picado, Marlene López, había trabajado en el San Juan de Dios, en el Max Terán Valls, en el hospital Psiquiátrico Roberto Chacón Paut, ubicado en Tres Ríos y en el Instituto Nacional de Seguros (INS).

Marlen López: «Ser parte de Asocriip es un privilegio».

De Barranquilla a San José

Marlene López, conoció al Señor en Barranquilla, Colombia cuando apenas tenía 15 años.

En esa región trabajó con jóvenes y niños, pero su anhelo de aprender más de la Palabra de Dios, hizo que a los 17 años viniera a estudiar teología a la Universidad Bíblica Latinoamericana ubicada en la capital de Costa Rica, donde obtuvo un bachillerato en teología.

Al finalizar esa etapa, esta institución la mandó a Venezuela a colaborar un tiempo con el seminario de la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana.

A su regreso a Costa Rica, decidió estudiar enfermería y luego se especializó en salud mental.

Compartiendo una charla, con la comunidad cercana a la Clorito Picado.

Asocriip merece nuestro apoyo

Para nuestra entrevistada, el ministerio de Asocriip requiere todo el apoyo no solo de sus asociados, sino de las iglesias de Costa Rica, por cuanto esta institución es la única del sector cristiano con autorización legal para ministrar el mensaje de Dios dentro de los centros hospitalarios.

Para ella, ser parte de Asocriip es un privilegio y un honor, pero a la vez una gran responsabilidad encomendada por Dios para llevar el evangelio a estos lugares.

Recibiendo el broche de oro y un reconocimiento por los 20 años de servicios para la CCSS, por parte de la Lic. Kathia Estrada Piedra, jefe de Recursos Humanos de la Clínica Clorito Picado.