Maureen Moulton: 35 años consecutivos en Asocriip

Doña Maureen Moulton, es todo un ícono en la Asociación Cristiana Renovadora de los Trabajadores de las Instituciones Públicas y de la Caja Costarricense de Seguro Social (Asocriip), por cuanto ella es la única de los fundadores que está todavía como socia desde 1986, año de la fundación.

Pero además de eso, tiene otro mérito extraordinario y es que durante 35 años consecutivos ha ocupado diversos puestos en la junta directiva, incluyendo la presidencia.

“Hay que dejar claro que el mérito total de la consolidación de Asocriip, es obra del Espíritu Santo, quien fue el que trabajó en varios empleados de la CCSS al mismo tiempo, pese a que todos estábamos en unidades de diversas partes del país. Misteriosamente comenzamos a contactarnos vía teléfono y compartir lo que Dios había puesto en nuestro corazón, porque en ese tiempo no existía ni el fax”, comentó doña Maureen a Noti-Asocriip.

Recordó que al inicio solo tenían un capital de 40.000 colones y  muy pocos socios, pero Dios fue respaldando la visión a través de los años.

“La realidad es que si el Espíritu de Dios no hubiese hecho la obra, por más que nosotros nos esforzáramos, jamás habríamos tenido éxito”, dijo la doctora Moulton.

Añadió que a través de los años, los objetivos de Asocriip se fueron ampliando, ya que al principio era solo “ganar uno más para Cristo”, como visión evangelística, lo cual ha sido a través de los años el llamado principal.

Dijo que luego de la meta de evangelizar, se pensó en congresos, talleres y seminarios, para contribuir en la formación de los socios.

Luego vendrían alianzas con otros ministerios nacionales e internacionales, discipulado, promoción y encuentros de líderes, formación de los coordinadores, ayuda social, consejería y otros aspectos.

“Nuestra asociación actualmente es mucho más consolidada y conocida en todo el país, contando con su sede propia y un reconocimiento de parte del Estado. Dios ha sido bueno con nosotros y mientras Él nos de vida, seguiremos dando el apoyo a esta visión que nació en el corazón del Señor”, comentó doña Maureen.