“Mujeres sin Fronteras” un ministerio de avanzada

Foto: Archivo/ 

“Mujeres sin Fronteras”, ministerio que dirige doña Gloria Rodríguez González no ha dejado de trabajar, aun en tiempo de pandemia.

Así lo manifestó doña Gloria a Noti-Asocriip, explicando que, aunque ahora el grupo se comunica en forma virtual y oran utilizando todos los recursos tecnológicos, Dios no ha dejado de hacer maravillas.

“A Mujeres sin Fronteras, llegan cantidad de peticiones nacionales e internacionales y todas las ponemos en el altar de Dios. Él nos ha sorprendido haciendo milagros y eso anima nuestra fe a seguir confiando en el Altísimo”, afirmó.

A manera de resumen, doña Gloria recordó  testimonios recientes, lo cual incluye siete personas sanadas de Covid-19, una mujer restaurada de cáncer cervical que estaba en etapa cuatro, otra señora cuyo cáncer de mama despareció y un caballero curado de una peritonitis cuyo diagnóstico era que no saldría vivo de sala de cirugías.

Mencionó además, a una mujer embarazada con diabetes y cardiopatía a quien se le advirtió que había que hacerle cesárea a costa de su propia vida, pero luego de que el grupo oró, tuvo un parto normal y ambos salieron bien.

También resaltó el caso de un hombre a quien a la hora de asaltarlo, lo apuñalaron en un pulmón, pero está sano, pese a que estuvo en cuidados intensivos.

Testificó de Erick Arroyo, quien tuvo un accidente que le dejó la pelvis destruida, un brazo fracturado y una pierna amputada. Él estuvo inconsciente en el hospital, pero ya le dieron de alta.

Trajo a colación el testimonio de un alto funcionario, que estuvo entubado aparentemente por Covid-19, pero Dios lo sanó.

El de una persona residente en España con problemas cardíacos, a quien se le iba a hacer un cateterismo y que tenía arterias obstruidas, de pronto los médicos se sorprendieron porque el mal había desaparecido.

Dijo que tienen testimonios de familias restauradas, al tiempo que muchas personas se han entregado al Señor.

Erick Arroyo, sufrió un accidente que le dejó serias consecuencias, además de que quedó inconsciente. 

Oran todos los días

El fuerte de “Mujeres sin Fronteras” es la oración diaria, cada día tienen un pliego de peticiones que llegan de todos los rincones del país.

Y una vez al mes procuran tener la tradicional reunión mensual, que anteriormente realizaban en las instalaciones de Asocriip, pero que ahora por motivos de la pandemia se ha suspendido en forma presencial.

Cuatro décadas de historia

Doña Gloria Rodríguez comenzó su visión en 1995 con “Cristo a la mujer agredida”, con una labor dirigida a las mujeres agredidas familiarmente.

Este proyecto dio inicio en el hotel Costa Rica una vez al mes, donde se tuvo excelentes resultados, por cuanto se involucraron profesionales en consejería, medicina, derecho, sicología y otros campos, quienes en forma paulatina  comenzaron a ayudar a las mujeres afectadas a salir adelante de sus situaciones, empoderándolas y en muchas ocasiones dándoles una mano para que lograran obtener alguna profesión.

Para el año 2011 el Señor las animó a tener otro enfoque y a extenderlo, de manera que cambiaron de nombre a “Mujeres sin Fronteras”, con una visión internacional, en primera instancia para América Latina.

Originalmente se reunían en el Salón de Expresidentes de la Asamblea Legislativa, el cual se llenaba, pero una vez que se les canceló ese permiso, Asocriip les abrió las puertas de sus instalaciones.

En el mes de marzo, se realizará un aniversario más de “Mujeres sin Fronteras”, para lo cual todavía no tienen un lugar definido.

Doña Gloria Rodríguez, en el antiguo edificio de la Asamblea Legislativa.