Rumbo a una proyección social

“ Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí”. (Mateo 25:35-36).

Aunque nuestra asociación no ha proseguido con su labor de ministrar enfermos por medio de los grupos de apoyo, como lo estaba realizando antes de la pandemia, si puede optar por otras opciones.

Por ejemplo mantener “una hoguera” de oración constante, lo cual por ejemplo ya está realizando  la junta directiva con diversos grupos, lo que por supuesto incluye interceder por los asociados.

A la vez, se sigue animando a los coordinadores para que mantengan la oración en sus grupos locales de cada centro hospitalario.

El otro aspecto, es motivar a los afiliados para que aprovechen todas las oportunidades que el Señor les de para testificar, animar a los pacientes y tener siempre una palabra de esperanza para los compañeros, muchos de los cuales pasan por momentos muy tensos por exceso de trabajo, temores y presiones familiares, entre otros.

Y la tercera vertiente en la que ya está laborando la junta directiva de Asocriip, es el área social, procurando dar una mano de ayuda a personas, instituciones, familias o ministerios que así lo requieran en momentos de emergencia.

Hay que recordar el consejo del sabio Salomón respecto a una actitud de justicia, reflejado en aquel versículo de Proverbios 11:24 que dice : “Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”.

También es imperativo tener presente la visión social del Señor Jesús plasmada en las Bienaventuranzas, al señalar: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. (Mateo 5:7).

Por tal motivo, mientras se vuelve  a una nueva normalidad,  Asocriip seguirá mostrando la otra cara del evangelio, que es la ayuda a los necesitados.