Shirley Zeledón: “Me tocó estar del otro lado”

Shirley Zeledón ha sido parte del grupo de oración de Asocriip del hospital Calderón Guardia, durante varios años.

Ahí le ha correspondido dar ánimo, presentar la Palabra de Dios y orar por muchos pacientes en infinidad de ocasiones.

Sea porque iban rumbo a una cirugía, se encontraban ante un diagnóstico muy serio o quizá  en un estado posterior a una operación.

Pero  esta vez, a Shirley le correspondió sentir lo que el paciente vive y ministrarse a sí misma, por cuanto fue diagnosticada con un cáncer de tiroides.

“Me tocó estar del otro lado, sentir la angustia de un diagnóstico de cáncer y lidiar con los pensamientos de que uno puede quedarse en el quirófano”, expresó Shirley.

Y agrega, “no solo fui una paciente oncológica, sino también al estar junto a hombres y mujeres con un cáncer terrible, en algunos casos desahuciados, lo cual no se pueden comparar con lo que yo tenía, lo que me instaba a alabar a Dios, no solo por su misericordia de que no era algo tan complejo, sino a la vez porque se valora más la salud”.

Todo eso le ocurrió el año pasado, durante la pandemia, cuando  las personas evitaban acercarse a los hospitales, por precaución al contagio.

El asunto es que, aunque le habían mandado hacerse una biopsia del nódulo que aparecía en la tiroides, dejó que pasaran los meses, precisamente para evitar ir al hospital.

Pero posteriormente le vino una hemorragia muy seria, por lo cual ya fue inevitable asistir a una cita médica y ahí fue donde le recordaron que debía hacerse también la biopsia.

Luego de la muestra, la citaron para el resultado y el diagnóstico fue cáncer, con la buena noticia de que el mismo no había alcanzado un gran tamaño, por lo que le hicieron una cirugía donde no fue necesario eliminarle toda la tiroides, sino la mitad.

“Esta experiencia me ayudará a comprender mejor a los pacientes y a orar con más fervor por ellos, por lo cual estoy deseando que pase este tiempo de pandemia para volver a ministrar a los enfermos en el hospital Calderón Guardia”, recalcó Shirley.